Pastoral de Enfermos

"Venid, benditos de mi Padre... porque estuve enfermo y me visitasteis" (Mt 24, 34-36).
 
"En un solo Espíritu hemos sido todos bautizados, para no formar más que un cuerpo; si un miembro sufre, todos los demás sufren con él" (1Cor 12, 13 . 26).
 
- Aquellos miembros de nuestra comunidad que, por causa de la enfermedad o la vejez, ya no pueden asistir a las celebraciones de la Parroquia, siguen siendo igual de importantes para nosotros. Por eso los visitamos y nos preocupamos por sus diversas necesidades, especialmente las espirituales en esos momentos difíciles.
- Orando con ellos, les ayudamos a fortalecer la fe y el amor al Señor; facilitando que accedan al sacramento de la Penitencia, procuramos la salud de sus almas; con el sacramento de la Eucaristía se fortalecen interiormente para soportar sus males y ofrecerse a sí mismos a Dios para la salvación de todos los hombres; con el sacramento de la Unción de Enfermos se les concede, por la misericordia de Dios, el perdón de sus pecados y, si esa es la voluntad del Señor, también la salud corporal.
- Si ya no puedes salir de casa, o si tienes un familiar que no puede vivir su fe por motivos de salud o vejez, no dudes en avisarnos. Nos gustaría también conocer cuando ingresas en un hospital o residencia.