Eucaristía

- La Eucaristía acrecienta nuestra unión con Cristo. Recibir la Eucaristía en la comunión da como fruto principal la unión íntima con Cristo Jesús.
Lo que el alimento material produce en nuestra vida corporal, la comunión lo realiza de manera admirable en nuestra vida espiritual. La comunión con la Carne de Cristo resucitado, "vivificada por el Espíritu Santo y vivificante", conserva, acrecienta y renueva la vida de gracia recibida en el Bautismo. Este crecimiento de la vida cristiana necesita ser alimentado por la comunión eucarística, pan de nuestra peregrinación, hasta el momento de la muerte.
- La Eucaristía hace la Iglesia. Los que reciben la Eucaristía se unen más estrechamente a Cristo. Por ello mismo, Cristo los une a todos los fieles en un solo cuerpo: la Iglesia. En el Bautismo fuimos llamados a no formar más que un solo cuerpo, y la comunión renueva, fortifica, profundiza esta incorporación a la Iglesia realizada ya por el Bautismo.
 
Catequesis de preparación al sacramento de la Eucaristía:
 
Grupo Lunes, 17:30 - 18:30 horas
Grupo Martes, 17:30 - 18:30 horas
Grupo Miércoles, 17:30 - 18:30 horas

Los niños no cambiarán de día de catequesis cada año, sino que harán los tres años el mismo día.
Para las inscripciones, solo para comenzar el Primer año, se efectuará primeramente una reunión a la que deben asistir los padres, o al menos uno de ellos; en esa reunión se entregará la ficha de inscripción, que podrá entregarse en los días posteriores.
Por lo demás, durante los tres años, los padres han de esforzarse por participar, juntamente con sus hijos, en la Eucaristía parroquial del domingo.